#OutThere: Escapada de fin de semana a Xilitla

73
- Publicidad -

¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez? Las vacaciones comenzaron y es momento de olvidarte de la rutina, dejar atrás tus problemas y todo aquello que frustre tu libertad, y hacer algo nuevo y diferente. Olvídate de encerrarte en un all-inclusive en la playa, o de visitar el mismo destino al que vas todos los veranos y mejor ve a un sitio totalmente desconocido, un lugar “Out there”.

“Out There” es el título la nueva campaña de Carrera, marca de lentes, que nos invitó a pasar un fin de semana extremo en Xilitla para poder vivir en carne propia el concepto. Fueron tres días llenos de aventura en este desconocido municipio de la Huasteca Potosina, el cuál alberga uno de los tesoros surrealistas más impactantes del mundo, el Jardín Surrealista de Edward James, un lugar mágico y lleno de misticismo con construcciones totalmente fuera de serie que surgieron de los sueños y la imaginación de James, un magnate británico que encontró en México un lugar para vivir.

Cortesía de Carrera
Cortesía de Carrera
Publicidad

Al día siguiente exploramos el pueblo mágico de Xilitla para después vivir una de las experiencias más impactantes de nuestras vidas: subir una montaña por aproximadamente 40 minutos entre lodo, lluvia y un intenso calor húmedo digno de una selva, para llegar a encontrarnos con un espectáculo natural impresionante, el sótano de las Guaguas, donde justo al atardecer las aves entran en esta especie de pozo gigante de más de 300 metros de profundidad a una gran velocidad que produce un sonido al chocar con el aire.

El último día, fuimos a refrescarnos a la Cascada de Tamasopo, una experiencia totalmente diferente a la idea que todos tenemos de “nadar”. Fueron tres días agotadores pero totalmente diferentes a cualquier otro viaje que haya hecho alguna vez.

CARRERA - OUT THERE - JUN 2015  - 629A8252
Cortesía de Carrera

Ser “Out There” es atreverse a hacer nuevas cosas, a explorar nuevos panoramas y escuchar al corazón antes que a la cabeza, sin importar lo que pase porque siempre dejará una historia que contar.