Baja una talla con estos tips

131
- Publicidad -

Pocas cosas hay tan temidas como subir de peso, y ¡ni hablar de subir de talla! Si te descuidas, esos kilillos de más se van instalando y donde primero lo notas es en tu ropa. Perderlos es ya otra cuestión, pero modificar algunos hábitos puede hacer que consigas bajar esa talla incómoda. Eso sí, se paciente, tómatelo como un objetivo y no te obsesiones, es cuestión de tiempo.

1. Aliméntate bien

Publicidad

Si, aunque parezca mentira, una alimentación equilibrada y sana es la premisa de todo. Y en nuestra dieta no pueden faltar:

– Verduras, en forma de ensaladas o hervidas
– Frutas, por la mañana y después de hacer deporte
– Cereales, mejor si son integrales y en forma de pan, arroz, pasta o como cereales en el desayuno
– Legumbres, un par de veces a la semana
– Carne y pescado, éste último blanco y azul

Casi tan importante como incorporar a la dieta todos estos alimentos, es reducir la ingesta de estos otros, ya que tienen un alto contenido energético y muy bajo valor nutricional:

– Dulces
– Alcohol
– Refrescos
– Alimentos ricos en grasas

El cuerpo es tu templo, ¡cuídalo!

 

2. ¡Hidrátate!

Tomar agua es fundamental: elimina toxinas y hace que tu cuerpo está correctamente hidratado para una pérdida de peso óptima. Intenta consumir entre 1.5 y 2 litros diarios. Si no te apetece agua (que es, de lejos, la mejor opción) la puedes sustituir por infusiones, sin azúcar, ¡por supuesto!

 

3. Desayuno, la comida más importante del día

Si, no es un cuento chino, un desayuno equilibrado* es la mejor forma para comenzar bien el día. Si nos lo saltamos o tomamos algo exprés, estamos perjudicando a nuestro organismo, haciendo que éste sea menos ágil y nos sintamos cansados. Además, y lo más importante, a la larga hará que el metabolismo se vuelva lento.

* Intenta levantarte antes y prepara un desayuno completo que contenga: lácteo (semi o desnatado), cereal integral y fruta de temporada (preferiblemente entera, no en jugo, que te dará toda la fibra y las vitaminas). Si eres deportista, no olvides incorporar un poco de proteína a esta comida del día.

 

4. Haz 5 comidas al día

Y que no pasen más de 3 o 4 horas entre una toma y otra. Es otra de las cosas que no paramos de escuchar, pero que por cualquier razón hacemos oídos sordos. Con las cinco comidas bien repartidas conseguiremos un reparto energético que favorecerá el gasto metabólico. Es decir, se quemará más energía y evitaremos que se acumule en forma de grasa. Además, controlaremos el picoteo a deshoras.

wellness_2

 

5. Mastica

Según los expertos, lo ideal es emplear al menos 20 minutos cuando comemos, masticar cada bocado entre 30 y 50 veces, con tranquilidad y sin prisa. Comer rápido hace que entre más aire en el estómago y que la digestión se más lenta. Evita también comer delante de la computadora, parece que no, pero está estudiado que no solo no perderás peso, sino que podrás subir de talla…

 

6. Ayuda ¡extra!

También se puede, ¿por qué no? Hoy en día existen en el mercado cremas reductoras. Son específicas y eficaces para las zonas más difíciles como muslos y abdominales. Aplicalas mañana y noche, masajeando tal y como explican en sus instrucciones. No son milagrosas, pero unido a todos los demás tips pueden ser de gran ayuda.

 

7. ¡Muévete!

Y por último, pero no menos importante, intenta aumentar tu actividad física. Como mínimo, intenta al menos hacer deporte 3 veces a la semana. Sal a caminar (rápido), a correr, haz bicicleta o cualquier otro ejercicio aeróbico. Se constante y realmente verás pronto la diferencia, ¡no te arrepentirás!