¿Por qué nos rendimos ante el lujo?

72
- Publicidad -

 

Un estudio reciente sobre la moda, el lujo y nuestro incontrolable deseo ante ellos, señala que la razón por la que nos resultan tan atractivos los objetos de lujo es por su valor imaginario. La experiencia de compra puede ser todo un carrusel de emoción: el temor a no encontrar lo que buscas, la búsqueda en diferentes tiendas y sitios web, la euforia de encontrar esa prenda soñada…

Publicidad

Y aunque creamos que al comprar estamos usando todos nuestros sentidos, puede que estemos un poco equivocadas, como lo indica Business of Fashion en un reporte reciente en el que indica que la explicación neurológica detrás de las compras de objetos de lujo, apunta hacia un factor motivacional, que se resume a las “compras por impulso”. Imagínate que con sólo ver un objeto cuyo valor imaginario sea alto, tus pupilas pueden llegar a dilatarse y tu ritmo cardiaco se eleva.

De la combinación entre el marketing y la neurociencia surge un nuevo híbrido llamado“neuromarketing”, con el que compañías y universidades analizan la actividad cerebral sobre qué es lo que captura la atención del cliente; así es como las tiendas de lujo logran tener el control total sobre qué es lo que nos gusta, ya que desde hace un tiempo han contratado a especialistas en el tema para entender y aplicar en sus diseños y tiendas lo que seduce a los clientes.

Los especialistas no pueden obtener una fórmula que les dicte qué es lo que el comprador quiere, pero si puede saber qué tipo de emociones genera cada producto para así determinar qué es lo que cumple con sus más profundos deseos. Y es que nuestro cerebro emite señales todo el tiempo, y a la hora de las compras el subconsciente puede llegar a traicionarnos.