Ser o no ser "gluten free"

83
- Publicidad -

El gluten es un conjunto de proteínas encontradas en granos como la cebada, centeno y principalmente el trigo. Tiene una consistencia pegajosa y le da la elasticidad al pan. Antes de eliminar el gluten de tu dieta porque crees que engorda o porque está de moda, debes saber por qué la gente comenzó a satanizarlo. Existen 2 principales razones: ser celíaco o tener una sensibilidad al gluten.

La celiaquía es una enfermedad autoinmune que viene de una reacción al ingerir gluten. Esta enfermedad daña el recubrimiento del intestino,  impidiendo la absorción de nutrientes esenciales. Algunos de sus síntomas son: inflamación , diarrea, pérdida de peso, anemia, úlceras y dermatitis. Las personas que padecen esta enfermedad puede presentar otras enfermedades autoinmunes como lupus, artritis reumatoide o problemas con la tiroides. Aún sin síntomas, la mayoría de las personas dan positivo en análisis sanguíneos, sin embargo; se recomienda hacer una biopsia del intestino para confirmar el padecimiento.

Publicidad

La sensibilidad al gluten a pesar de no presentar una reacción alérgica, como en el caso de la celiaquía, puede generar síntomas molestos y crónicos en ciertas personas. Algunos son: indigestión, migrañas, inflamación, problemas de la piel, fatiga crónica, desbalance hormonal, dolores musculares, cambios de humor, depresión o ansiedad y confusión. El nivel de gravedad varía de persona a persona.

Tener celiaquía no es lo mismo que ser sensible al gluten. A pesar de que no todo mundo presenta estas reacciones, existen varios estudios que correlacionan la ingesta de gluten con la generación de enfermedades autoinmunes e inflamación crónica en el cuerpo.

Si no tienes celiaquía y crees que el gluten no te cae bien, una de las mejores formas de averiguarlo es a través de una dieta de eliminación. Sé consciente de tu cuerpo y de cómo te sientes, después elimina todo lo que tenga gluten por 3 semanas. Ve reincorporándolo poco a poco durante 3 días y revisa cómo te sientes. Si presentas algún síntoma claro a raíz de integrarlo, probablemente tengas alguna sensibilidad.

glutenfree-2
Otros granos como la quinoa, mijo, arroz y amaranto son buenas opciones gluten free.

Si efectivamente eres sensible o intolerante, recuerda que el gluten no sólo está en el pan; productos como salsas, aderezos y cervezas lo contienen.  Asegúrate que la comida que escojas, sea nutritiva y saludable para tu cuerpo; no caigas en la chatarra gluten free. Muchos de los productos procesados sin gluten, están llenos de azúcar y no son la opción más saludable. Opta por granos enteros como arroz integral, quinoa, amaranto o avena.

Es importante que antes de tomar decisiones radicales en cuanto a tus hábitos de alimentación, recuerdes que la regla número uno es que todos somos diferentes.  Escucha a tu cuerpo, siempre trata de buscar un balance y recuerda que no porque esté de moda, necesariamente quiere decir que es lo mejor para ti.

 

Por Denise Vargas
Wellness Coach
Bibe