Publicidad
SUSCRÍBETE

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ahora que no hay gente, una pareja de pandas por fin pudo aparearse

Ahora que no hay gente, una pareja de pandas por fin pudo aparearse
pandas-pareja
-

Es cierto que la pandemia ha ocasionado el fallecimiento de miles de personas y ha contagiado a muchas más y aunque los seres humanos nos hemos visto afectados por tener que distanciarnos de las personas que más queremos y además, nuestro día a día se ha modificado en un 100%, lo rescatable es que la naturaleza lo ha agradecido de una forma sorprendente. La contaminación ha disminuido considerablemente, los koalas volvieron a aparecer por todo Australia, las aguas de Venecia han mejorado notablemente y recientemente, una pareja de pandas en un zoológico por fin se animo a aparearse, al parecer les daba pena hacerlo en público. El zoológico Ocean Park Zoo de Hong Kong dio a conocer la noticia a través de un comunicado de prensa."Nuestros pandas gigantes, Le Le y Ying Ying, lograron el apareamiento natural alrededor de las 9 de la mañana de esta mañana por primera vez. La pareja de osos llegó al zoológico en 2007 y los intentos de apareamiento desde 2010 no habían dado frutos hasta ahora”, dijo Michael Boos, director ejecutivo de operación y conservación zoológica, y describió la noticia como "extremadamente emocionante para todos nosotros". Y la verdad, a nosotros también nos da mucho gusto que por fin lo hayan conseguido.

Los que han leído sobre este tipo de mamíferos seguramente sabe que el coito en el sexo panda es muy notorio. Los pandas son extremadamente malos en el apareamiento, en gran parte porque los machos no pueden leer con claridad las señales de las hembras. "Los pandas gigantes machos son malos para hacer ejercicio cuando es probable que una hembra agradezca sus avances, y malo para saber qué hacer a continuación si se topan con una pareja dispuesta", se lee en un artículo de The Guardian sobre el tema.

Publicidad
oso-panda
-

Ocean Park Zoo Como debes ser, los pandas son una de las tantas y además, la posibilidad del embarazo a través del apareamiento natural es mayor que la inseminación artificial. El zoológico también detalló cómo sucedió el apareamiento entre los osos. "Desde finales de marzo, Ying Ying comenzó a pasar más tiempo jugando en el agua, mientras que Le Le ha estado dejando marcas de olor en su hábitat y buscando el aroma de Ying Ying en el área".

Publicidad