El espacio de cowork que no es para godínez, ¡sólo para creativos!

336

Reforma y la colonia Roma no son los únicos lugares que ofrecen espacio para los freelancers. La San Miguel Chapultepec se ha hecho de un rincón diseñado de punta a punta para quienes necesitan algo más que un sitio práctico.

Techos altos, salas amplias, iluminación ideal, terraza, todo intervenido por diseñadores e interioristas; estudio fotográfico, una pequeña galería de exhibición y, porque nunca está de más, un restaurante bajo la mirada del chef Pablo Salas, quien ideó una carta de “itacates”, bowls de arroz y quinoa combinados con diferentes guisos de tradición mexicana.

Publicidad

Los creadores detrás de este concepto rondan los treinta y cinco años de edad. Emilio Llanes y Andrés Martínez son ingenieros civiles, Alfonso López Velarde, arquitecto; los tres conocen las sensaciones que produce la buena distribución del espacio.

Cortesía

De acuerdo con los fundadores, hoy en día, la gente escucha la palabra `cowork´y piensa en el estereotipo del emprendedor dedicado a crear una app, llegando en bicicleta, pero, eventualmente, estos lugares van a evolucionar y sofisticarse, incluso más que la industria hotelera. Tal y como existen hoteles útiles para viajes de negocios, los que encuentras en carretera o los resorts pensados para planes familiares, habrá coworkings con enfoques para todas las industrias; sitios en donde converjan diferentes empresas dedicadas a la manufactura, farmacéutica, mecánica, a la producción musical; coworks para todos.

PÚBLICO está destinado para mentes creativas. De ahí las amenidades que ofrece. Los planos lograron combinar salas y cubículos privados con puntos de encuentro que propiciaran la comunicación y convivencia entre sus miembros. Dicen que un cowork es un happening.

El proyecto deriva de saber que la dinámica laboral de las nuevas generaciones no define los límites entre el trabajo y la vida personal. “Amanece y ves mails, mientras comes ves mails, en la oficina resuelves cosas de la casa. Por ello, un cowork bien pensado debe resolver ciertas necesidades propias del ser humano como el espacio, la comunidad y hasta la parte gastronómica, cosas que normalmente tendrías en tu hogar, pero de las cuales te privas al no tener tan marcado dónde empieza la parte laboral y la íntima”, explican.

No buscan ser constructores de lugares de trabajo. El nombre, de hecho, refleja que su intención es crear espacios abiertos en donde converjan mentes innovadoras, cuestionar juntos el estatus quo y fomentar experiencias que generen cambios.