Cómo transformar una habitación en un espacio de lujo

147
- Publicidad -

El manejo de los materiales, la luz y los contrastes, es decir, de las texturas y los colores, son los aspectos indispensables que deben tomarse en cuenta para transformar una habitación en un espacio de lujo y que le otorgan mayor valor espacial. Para el arquitecto Eduardo Aboumrad, del despacho Fi Arquitectos, un ejemplo de la integración de estos tres conceptos lo podemos observar en la arquitectura tradicional japonesa y en la obra de Mies van der Rohe, en ambos se puede constatar que no es indispensable incorporar muchos elementos para diseñar espacios de gran valor.

1. Deja que tu piso hable por ti

Publicidad

Para dar esta sensación de lujo, en lo que concierne a los pisos, Eduardo sugiere considerar dos factores, el material y el formato. El primero debemos definirlo en función del espacio que queremos crear. Podemos utilizar maderas, mármol o algún tipo de piedra natural o un material prefabricado dependiendo de la localización física del espacio, es decir, si se encuentra en una zona de clima frío o cálido. También debe considerarse si este espacio es de alto o bajo tránsito o si el material a escoger será instalado en interiores o exteriores.

 

En cuanto al formato, es importante considerar que por medio del diseño de un piso podemos enfatizar la importancia de un espacio a partir de la jerarquía que éste tendrá dentro de un proyecto. Un diseño adecuado de piso se puede crear con piezas en formatos grandes o pequeños.

Espacios-de-lujo-Fi-Arquitectos-07

Si se utiliza un formato grande, como placas o tablones, debemos elegir un diseño muy sencillo para que lo más resalte sea el material en sí (un mármol o una madera con vetas interesantes o una piedra o pizarra muy neutra lucen muy bien en espacios amplios).

 

Los diseños en formatos pequeños, explica Eduardo, se sugieren para cuando buscamos delimitar algún espacio y hacerlo sobresalir del resto de las áreas, por ejemplo, un tapete de mármol o de mosaico en un vestíbulo o un piso de madera con un patrón “herringbone” en un despacho o una estancia.

image description

2. Antes de los detalles, debes definir los materiales

Para dotar de lujo un espacio, el arquitecto recomienda a sus clientes comenzar por lo básico y posteriormente profundizar en los detalles. Lo primero es la selección de los materiales que conformarán un espacio y se colocarán en los pisos, los muros y los plafones. No importa si para estos tres elementos se utilizan uno o varios materiales o si estos son sencillos o muy sofisticados, lo realmente importante es que estos elementos combinen en armonía, pero a la vez tengan un buen contraste entre sí.

image description

3. Una vez elegidos los materiales es momento de escoger…

Mobiliario (sillas, mesas, sofás, consolas), cuadros, espejos, tapetes, lámparas (de pie, de mesa, arbotantes y candiles), macetas y plantas.
En cuanto a los errores en los que se incurre cuando se trata de lograr un espacio sofisticado, Eduardo resalta el desequilibro, lo que sucede por dos razones: porque los elementos que lo conforman compiten entre sí al ser todos muy llamativos, lo que crea desarmonía, o en el caso contrario, porque todos los elementos son monótonos, es decir, muy similares en forma, textura y color, por lo que pierden vida e intención.

Espacios-de-lujo-Fi-Arquitectos-03

Fotos: cortesía Fi Arquitectos

La recomendación es que los espacios lleven tanto elementos llamativos como elementos sobrios, es decir, hacer una combinación de ambos. Es importante que algunas piezas hagan contraste con las demás, pero también todo el conjunto debe seguir un orden y una armonía.

4. El espacio debe reflejar la personalidad de quien lo ocupa

Para el despacho Fi Arquitectos, lo principal es conocer y entender el perfil de sus clientes. A partir de su carácter, gustos y necesidades, se genera un concepto de diseño que es el que define todas las ideas para la iluminación, los materiales, los colores y los elementos que se van a utilizar.

“Nos gusta empezar los proyectos con la parte conceptual y experimentar con las ideas. Conforme las vamos desarrollando nos vamos acercando a los detalles con la intención de generar espacios a la medida de cada cliente”, puntualiza Eduardo.