Sabor y color: La arquitectura efímera de Millesime

155
Mauricio Galeano
- Publicidad -

 

“¿Cómo podemos hacer magia con materiales efímeros?” y con esta pregunta, Mauricio Galeano –uno de los dos socios fundadores del despacho madrileño James & Mau– comienza a describir su relación con Millesime, uno de los grandes eventos anuales en la agenda gastronómica de la ciudad: un camino que comienzó en 2008 en los sótanos del Palacio de Congresos de Madrid (“tres mil metros cuadrados de mármol blanco y una luz residual muy fea”, según recuerda el arquitecto) y que este año, después de nueve ediciones en España y seis en México, regresa a la ciudad con una estética sujeta a los colores y las texturas de lo tropical.

Publicidad

 

elle006

El trabajo con Millesime, que este año contempla recibir a 1,600 visitantes diarios, vio al arquitecto cambiar a los ladrillos y el concreto por las telas, los cartones y las maderas a la hora de trazar una experiencia temporal que desde el diseño –los flujos, los ambientes, la iluminación– cuida el amor de sus asistentes por la mesa.

 

elle05

 

Después de haber trabajo con conceptos como “gastrópolis”, cuando se habló de la cocina urbana, o “caleidoscopio” para subrayar las diferentes perspectivas de la gastronomía, para esta edición, la idea que dictó el rumbo fue “tropical”. “México es un país que tiene mucho trópico y queremos aprovechar lo que sus chefs ofrecen al mundo: como una vitrina que es al mismo tiempo un paraíso”, continúa Galeano delineando la bocanada de aire fresco que el tema de este año supone para una marca como Millesime, vista normalmente como un evento sobrio y solemne que rara vez es.

 

elle003

 

Como en las ediciones anteriores, Galeano está al frente de una cuadrilla de arquitectos locales que se han encargado de traducir un concepto tan vasto como “tropical” en términos de materiales, texturas y escalas dentro de los cerca de ocho mil metros cuadrados que comprende Millesime. “Son ellos quienes nos dan la sangre renovadora que nutre al evento y quienes lo convierten en un escaparate para el diseño mexicano”, continúa describiendo los restaurantes diseñados por firmas como Faci Leboreiro que hicieron de su espacio un atardecer entre plantas de papel, Adán Cárabes y su reinterpretación de un viaje marino en la década de los 30, Lorena Vieyra que recreó una noche estrellada, Elía Kababie que cedió su espacio a los juegos de la luz o Daniel Gómez Bilbao que desde su despacho, Huatan, nos invita a cenar en medio de la selva. “Buscar este refinamiento dentro de la arquitectura efímera construida en tantos metros no es tarea fácil”.

Millesime México
Del 27 al 29 de septiembre
Centro Banamex, Ciudad de México.
millesimeworld.com

 

elle004