Kanye West se declaró el mejor artista de todos los tiempos y próximo presidente de Estados Unidos

Si algo tiene de sobra, es ego.

387
Foto: Getty images
- Publicidad -

Después de un año de espera, Kanye West -por fin- lanzó su tan esperado álbum Jesus is King. El nuevo material de música cristiana del cantante ha venido con muchas sorpresas y opiniones divididas.

Durante las entrevistas previas al lanzamiento, Kanye dio mucho de qué hablar con todas sus confesiones y comentarios. El artista aprovechó su visita a la emisora Apple Beats para hablar de su álbum y de paso, autodeclararse el “artista humano” más grande e importante de la historia. Sí, así de humilde.

Publicidad

“Sin lugar a dudas, sin duda, soy el mejor artista humano de todos los tiempos. Ni siquiera es una pregunta en este momento. Es solo un hecho”, declaró con una sobredosis de confianza. Este comentario después se llevo a que Kanye hablara de la gorra roja de “Make America Great Again” como una broma de Dios hacia la cultura. “Para el mejor artista en la existencia humana, ponerse un sombrero rojo era una broma práctica de Dios para todos los liberales”, continuó.

La platica del intérprete con Zane Lowe no solamente demostró que si algo tiene de sobra es ego, sino también nos recordó que sigue con el dedo sobre el renglón para la presidencia de Estados Unidos.

Kanye dijo que “están trabajando en ello” y que planea lanzarse para la presidencia en el 2024. Entre sus predicciones, el padre de cuatro visualiza un momento en el que podrá ver a todos los ejecutivos que lo rechazaron y trivializaron a los ojos como el líder del mundo libre y recordará a todos los que lo apoyaron.

View this post on Instagram

Believe in the power of YE. 🔵 #kanyewest

A post shared by Kanye West (@kanyew.est) on

En la misma entrevista, también habló de la adicción a la pornografía que inició cuando tenía 5 años y la adicción al sexo que desarrolló después de la muerte de su madre. El momento más vulnerable de toda la plática en donde confesó también que gracias a su acercamiento a Cristo, ha podido dejar a un lado esos hábitos y se ha convertido en un hijo de Dios.