Felix Maritaud el rostro más político de la actualidad queer del cine francés

Queer King

294
Felix cine queer
Cortesía
- Publicidad -

Decir que el actor Félix Maritaud es una “revelación” no sólo sería un lugar común, también sería reduccionista. Tiene 26 años y, como protagonista de Salvaje la ópera prima de Camille Vidal-Naquet, capitaliza una serie de registros -algunos, incluso, opuestos- que simplemente lo colocan como un abanderado de la actualidad fílmica francesa y una voz potente y poco ortodoxa respecto al discurso LGBT. 

En esta cinta, la cual llega a la cartelera mexicana este fin de semana, Felix interpreta a Léo, un joven de 22 años que ejerce la prostitución en las calles de Estrasburgo. Lo particular de esta interpretación es que se aleja de arquetipos, prejuicios y estructuras preconcebidas. Tampoco sería justo decir que es una actuación con discurso reivindicativo. Lo que vemos en pantalla es un deambular emocional ejercido desde la transparencia. 

Salvaje llega a los cines.
Salvaje llega a los cines.
Publicidad

La película, es verdad, tiene un registro un tanto sórdido y brutal pero nunca abandona una sutil ingenuidad que propicia que la cinta, no solo se aleje de otros trabajos audiovisuales que han retratado la prostitución en tonos fatalistas, también que no caigamos en un hoyo negro de pesimismo absurdo. 

El trabajo de Felix como protagonista es absoluto. Todo lo vivimos a través de él. Su interpretación es epidérmica, engancha al espectador desde la primer secuencia con esta extraña mezcla de cinismo y ternura, desenfado y determinación, dulzura y aspereza. No se trata tanto de los diálogos. Estamos frente a un actor de emociones sutiles. La esencia de la película se resguarda en su cuerpo, pienso, en los ojos, en su mirada que reclama un abrazo o estalla en medio de un trío sexual incómodo. 

View this post on Instagram

@alasdairmclellan ✌🏼 @i_d 🐒

A post shared by Felix Maritaud (@itsfelixmaritaud) on

El joven actor se alza hoy como una de las figuras más potentes del cine francés. participó con un papel menor en la cinta de Robin Campillo BPM (Beats per minute) y su interpretación de Léo en Salvaje lo ha catapultado a diversos proyectos tanto de cortometraje como largo y series de televisión. En el plano personal, se ha lanzado con una voz crítica y visceral respecto a la comunidad gay que se mantiene alejada de la realidad. Con el temor de exagerar, es una postura emparentada con Jean Genet

De vuelta a Salvaje, es verdad que algunos de los momentos de la cinta se tornan incómodos y, por lo mismo, son poderosos. Consiguen que el espectador conecte con esas emociones que, de primera capa, parecen ajenas, inconcebible incluso, pero que en la piel de Léo se vuelven extrañamente conocidas. Partiendo del propio título de la cinta, se trata de la búsqueda romántica y de la construcción de un ideal en un contexto salvaje.