Natalia Dyer: la nueva it girl de Stranger Things

715
natalia-dyer-stranger-things
ELLE Julio
- Publicidad -

Natalia Dyer tenía apenas 19 años y estudiaba artes en la Universidad de Nueva York (NYU) cuando llegó el stardom: Stranger Things. Alguna vez pensó en ser periodista porque le apasiona la escritura, pero la actuación la llamó desde los 9 años, pues fue algo natural, creció entre luces y piernas del teatro porque su madre trabajaba en un recinto de éstos. Con su talento natural, sencillez y una conciencia muy fuerte de vivir el presente, es la nueva it girl de la serie. Luego de una charla y un shoot con ella, te explicamos por qué es tan cool.

Un año después de comenzar las clases de teatro, Natalia debutó en Hannah Montana: The Movie. Pero no fue una “chica Disney” como Zendaya, Demi Lovato, y otras actrices de su generación. La originaria de Nashville, Tennessee, llevó una vida mucho más tranquila y de bajo perfil, pues supo esperar su gran momento. Así, mientras vivía su experiencia universitaria como cualquier chica, hacía audiciones —relata que la de Stranger Things fue tan sencilla que no hubo ni guión, ni explicación—, y no tardó en llegar el segundo llamado donde Netflix le pidió volar a Los Ángeles para hacer pruebas de cámara.

Publicidad

Tres años y tres temporadas después del fenómeno en Hawkins, pueblo donde se desarrolla la serie, lo que más aprecia Natalia no es la fama, sino sus compañeros de escena. “La enseñanza más grande es la forma en que ellos se comportan. Tienen la seguridad para hablar cuando sienten algo un poco fuera de lugar, explican su punto y hablan desde su verdad artística. De verdad admiro mucho eso porque son actores que contribuyen y realmente trabajan”, explica sobre Winona Ryder, Jake Gyllenhaal y John Malkovich desde Nueva York para ELLE México.

Parecería que no hay nada molesto en actuar en series, ir a las premiaciones de Hollywood, ser invitada a los desfiles de Milán, tener Ferragamo, Erdem y Prada a tu disposición, así como millones de seguidores, sin embargo, Natalia confiesa lo que no disfruta de la profesión: redes sociales.

“Entiendo que ahora las redes son parte del trabajo, pero es demasiado y me causa ansiedad, pues las personas pueden ser muy crueles en sus comentarios”.

Sin la intención de ser influyente, ni una figura de poder, Natalia es una de las personas más auténticas de la industria. No busca generar ganancias con los seguidores en Instagram, quizá hasta preferiría pasar desapercibida en esta red para no sufrir el acoso de ésto. Cuando inició Stranger Things ni siquiera tenía un arroba con su nombre, y desde que hizo la cuenta ha aprendido a tomársela con calma y no dejar que los comentarios afecten su bienestar y su trabajo.

¿Lo que sí disfruta? Además de formarse con grandes de la industria como Ryder y Gyllenhaal, Dyer absolutamente adora la moda. Una de sus anécdotas favoritas es cuando conoció a Paul Andrews, Director Creativo de Salvatore Ferragamo. “Fue en Milán antes del desfile, hice un fitting con él, y de verdad es una persona muy cálida y me hizo sentir muy bien”, relata. Además, tiene una pasión por admirar la alta costura. “Me encanta presenciar todo el trabajo y el esfuerzo que las casas ponen en cada prenda. Por ejemplo el vestido Dior que llevé a los SAG Awards, estaba pintado y bordado a mano. Sentía que caminaba con una pieza de arte por la alfombra, fue increíble”.

Este 4 de julio regresamos al verano de 1985 con Natalia Dyer en Stranger Things 3. Posteriormente la veremos en la guerra de Vietnam en la película Tuscaloosa con Tate Donovan.

Entrevista completa en la edición julio 2019 de ELLE México.