Meghan Markle y la reina tuvieron una fuerte discusión a causa de huevos

Parece insignificante, pero los huevos fueron la causa de una discusión entre Meghan Markle y su suegra.

4271
reina Isabel y Meghan Markle
Getty Images
- Publicidad -

Durante la planeación de su boda real, Meghan Markle y el príncipe Harry tuvieron que superar obstáculos de todo tipo. Por ejemplo, tuvieron que resolver el hecho de que el papá de ella decidiera a último momento no entregarla en el altar. También, la novia no pudo usar la corona que quería y tuvieron que encontrar una solución, sin embargo, uno de los temas que provocó una discusión entre la reina y la novia fue el menú macrobiótico alternativo que los duques de Sussex querían ofrecerle a sus invitados. En pocas palabras, todo el conflicto surgió por el sabor a huevos en un platillo.

De acuerdo con la reportera experta en realeza de Vanity Fair, Katie Nicholl, Meghan Markle insistió en tener una opción macrobiótica para sus amigas de Hollywood en el menú de su boda. (Por si no lo sabes, este tipo de dieta se basa en comida extraída del budismo zen y no incluye huevos en su preparación).

Publicidad

Meghan se molestó cuando al probar un platillo le supo a huevo, cuando a ella le habían asegurado que no tenía, la novia insistió en que le sabía a huevo. “No, sí tiene huevo. Puedo saborearlo. Tiene huevo”, dijo al probarlo.

Aparentemente, el tono de voz que Meghan usó con el personal (para decirle que había huevo en el platillo) no le pareció nada respetuoso y cordial a la reina.

Meghan Markle y reina Isabel
Getty Images

De acuerdo con la reportera, la reina habló con Meghan Markle en una esquina del castillo de Windsor. “Meghan, en esta familia, no le hablamos así al personal”.

Estamos seguros que después de esa llamada de atención por parte de la monarca a Meghan Markle, terminó con el problema del platillo sabor a huevo. Porque por supuesto, no quieres que molestar a tu suegra, sobre todo si es la reina de Inglaterra.

Ese no fue el único conflicto entre Meghan y la reina previo a la boda real. La monarca también se molestó porque la ahora duquesa de Sussex insistía en usar una tiara de esmeraldas que no podía usar porque estaba hecha en Rusia. La reina le dijo a Harry: “Ella va a usar la tiara que yo le diga”.