La reina Isabel no se protegió del mal de ojo de Trump con “ojitos” pero sí con una corona de rubíes

YAAAS QUEEEN!

2133
reina Isabel
Getty Images
- Publicidad -

Si eres fanática de la realeza, seguramente ya sabes que Donald Trump se encuentra en Londres. El presidente de Estados Unidos, su esposa y su hija, se reunirán por tres días (hoy es el segundo) con la familia real británica. Ayer, la reina Isabel lo recibió con un banquete estatal en su honor y de acuerdo con varias suposiciones de expertos, la monarca se defendió de las malas vibras del mandatario con su corona de rubíes.

Sí, así como lo lees. A diferencia de cualquier mortal, la reina no se protege del mal de ojo con los famosos “ojitos”, en su lugar, la monarca usa rubíes y qué mejor forma de llevarlos que en su corona.

Publicidad

Twitter está convencido de que fue una forma sutil por parte de la reina Isabel de protegerse de las malas vibras y la maldad de Donald Trump, ya que se cree que las piedras de rubí protegen a la personas que los usan de la enfermedad y del mal.

corona rubíes
Getty Images

“Esa es la tiara de rubíes birmana. Fue diseñada por su propia majestad en 1973 con gemas de su colección. Consta de 96 rubíes que la gente de (entonces) Birmania obsequió a la reina como una protección simbólica contra la enfermedad y el mal”, aseguró un usuario de la red social.

En otro tweet, la misma persona aseguró que además de lo habitual, la reina llevaba puestas las órdenes del príncipe George V y V1, el collar y los aretes de la reina Victoria, tal vez lo usó como símbolos de poder.

De ser verdad, esta no seria la primera vez que la reina “trollea” al presidente con sus joyas. El verano pasado, surgió el rumor de que la royal usó tres broches diferentes durante la visita de Trump. Y eso no es todo, repitió el traje que usó en el parlamento durante la votación de Brexit, que de acuerdo con @SamaruiKnitter es el “look oficial del no quiero”.