El príncipe William buscó tutoriales en YouTube para peinar a Charlotte y…

¿Te imaginas al príncipe William como beauty blogger?

588
Príncipe William y Princesa Charlotte
- Publicidad -

De acuerdo con People, el royal confesó durante su vista a Blackpool algunas de las complicaciones que ha vivido en su labor como padre. Sabemos que una de las tareas más difíciles de un papá es aprender a peinar a tu hija y al igual que varios mortales, el príncipe William se vio en la necesidad de buscar tutoriales en YouTube para conseguir el peinado perfecto en Charlotte.

Aparentemente, William tiene problemas para dominar el pelo de su hija de tres años. Acudió a la plataforma de videos para aprender cómo hacer una colita de caballo y a juzgar por lo que dijo, se le sigue complicando: “Nunca intentes hacer una cola de caballo. Es una pesadilla” (si tan solo supiera que eso es lo más básico).

Publicidad

Kate Middleton intervino y hasta le preguntó si ya había intentado hacer una trenza. “Es difícil lograr el tejido”, añadió y él le respondió: “Puedo hacerle una cola de cabello, pero eso es todo lo que sé porque no tengo suficiente pelo para practicar”. #firstworldproblems del duque de Cambrige.

Nos encantaría que el príncipe William siguiera aprendiendo a través de YouTube y que pronto nos sorprenda con su propio blog. ¿Te lo imaginas? ¡Sería lo más tierno! El royal probando diferentes peinados en Charlotte antes de llevarla a la escuela y persiguiendo al príncipe George para que desayune y puedan llegar a tiempo a clases, todo eso mientras el príncipe Louis llora desesperadamente.

príncipe William
Shutterstock

Aunque es menos común ver a los pequeños royals, esperamos que en la próxima aparición pública de la princesa Charlotte lleve un peinado hecho por su papá.

princesa Charlotte
Shutterstock

Además de confesar cómo aprendió a peinar a Charlotte, durante el viaje a Blackpool, los duques de Cambridge hablaron sobre “proyectos innovadores enfocados en la inversión y la regeneración” y sobre cómo abordan los problemas de salud social y mental que enfrentan los británicos.