Shawn Mendes siente que debe probar que no es gay y despierta un debate sobre sexualidad

1265
- Publicidad -

Shawn Mendes apenas tiene 20 años, pero su carrera no es ningún juego. Él mismo confesó a Rolling Stone que es “extremamente neurótico” con las decisiones profesionales que toma. Incluso el título de la entrevista en portada, tendenciosamente o no, es “Confesiones de un ídolo pop neurótico”.

Aunque ha logrado mantener una imagen limpia, casi totalmente fuera de los tabloides, las declaraciones en dicha entrevista, lo están haciendo enfrentar las críticas. De la misma forma que se presiona por su música, el cantante canadiense comentó que siente necesidad por mostrar que no es gay. Y el backlash no tardó en llegar.

“En el fondo de mi corazón, siento que necesito que me vean con alguien -una chica- en público, para probarle a la gente que no soy gay”

Publicidad

Esta confesión hizo que el internet ardiera en un debate sobre si Shawn es homofóbico. El performer se ha encontrado con cientos de memes, tweets y videos en YouTube donde se burlan de él llamándole “closetero”. “Este masivo, masivo asunto de hace cinco años sobre que soy gay”, comentó. Desde entonces, según cuenta, él mismo se ha dedicado a analizar su lenguaje corporal en entrevistas y demás para entender por qué insisten en que es homosexual.

Al mismo tiempo es consciente de que esta necesidad de probar que no es gay, está mal. “Aún hay una parte de mi que piensa eso. Y odio esa parte de mí”. El cantante atribuye estos señalamientos a sus preferencias sexuales porque describe, “es un poco más femenino”.

Para él era normal jugar con glitter, hacer trenzas, pues creció rodeado de mujeres. Entonces ponerse sombra en los ojos no es algo que trate de ocultar, pero a la vez siente presión por mostrar que es heterosexual, gracias a que lo convirtieron en objeto de burlas.

Dicho ésto, si bien la intención de Mendes no era hacerse víctima por ser straight, tiene un punto al exponer otras formas de machismo. Ya que los cuestionamientos hacia su sexualidad por ser “afeminado”, demuestran que aún tenemos muy marcado cómo debe comportarse un hombre heterosexual. Al mínimo comportamiento fuera del “macho”, comienzan a decir que tal hombre es gay, que se “comporta como gay”. Lo cual también es una forma de homofobia.

Más que probar que es straight y que le gustan las mujeres, quizás Shawn simplemente se cansó de los señalamientos a su sexualidad. Algo por lo que ni homosexuales, ni heterosexuales, nadie, debería ser cuestionado. Algunos agradecen al canadiense por exponer este punto crítico, otros lo señalan y al respecto, él contestó con un post en Instagram:

“Claro que tengo mis inseguridades y mis luchas, pero solo es una parte de mi. A veces el lado positivo de una historia no se cuenta totalmente y desearía que eso hubiera pasado aquí. Amo lo que hago y los amo a ustedes”.