¿Cómo fue el declive en la vida de Mac Miller los últimos años?

Comenzó huyendo de las drogas pero lamentablemente murió este viernes por una posible sobredosis, a los 26 años de edad, en su casa.

2881
NEW YORK, NY - JULY 17: MAC Miller performs during Behind The Scenes With MAC Miller Filming Music Choice's "Take Back Your Music" Campaign at Music Choice on July 17, 2013 in New York City. (Photo by Jamie McCarthy/Getty Images)
- Publicidad -

“Prefiero ser el rapero blanco y cursi, que el desastre que ni siquiera puede salir de su casa”, así lo declaró Mac Miller a The Fader en un documental donde habló sobre sus adicciones. 

El desaire profesional lo llevó a consumir drogas. El éxito mediático de Blue  Slide Park (2011) se equiparaba sólo por el logro de ser el primer material independiente de hip hop en llegar al número uno del Billboard desde 1995, pero las críticas llovieron sin cesar.

Publicidad

“Muchos de los reviews eran hacia mi persona”, dijo en una entrevista con Complex. “Eso es aún peor. Tienes 19 años, estás emocionado de sacar tu primer disco y nadie te tiene respeto a ti o a lo que haces”.

Pero la marihuana -al contrario del efecto esperado- lo alteraba, y durante su tour de 2012, Mecadelic, conoció la prometazina, comercialmente llamada Lean.

Intentó dejarla en varias ocasiones, pero la sustancia era más poderosa que su voluntad. Eventualmente, tras la ayuda de sus allegados, Mac Miller pudo salir adelante. Su carrera iba en ascenso. Poco antes, en julio de 2012, se enfrentó ante una demanda por copyright, pero se solucionó con paga de fianza.

Para su siguiente disco alcanzó la madurez. Watching Movies with the Sound Off (2013) y Faces (2014) mostraron su lado más profundo, porque fueron producto de su lucha constante contra el abuso de sustancias. 

“Admitir que estar drogado todo el tiempo no es forma de vivir… Aún puedo divertirme, pero estando en control de mí y lo que consumo. Estoy tranquilo”, dijo en 2016. 

Ese mismo año encontró el amor en una vieja amiga, Ariana Grande. Su noviazgo con la cantante parecía viento en popa, hasta que en mayo de 2018, ella dio por terminada la relación. 

Aunque Miller decía controlar el consumo de codeína, y prometazina, principalmente, no le gustaba estar sobrio.

Esta fue la razón por la cual Ariana rompió con él. Desde mayo de 2018 regresó a las andadas, al grado de destruir su camioneta Mercedes G-Wagon, en un choque del cual escapó.

Lanzó su último disco en agosto, Swimming, siendo aclamado por la crítica, como tanto lo había deseado. “Swimming muestra su crecimiento como artista, y como una persona que ha sacado sus más profundos sentimientos ante el escrutinio público”, escribió Hannah Mylrea en NME. 

Pero según fuentes cercanas, su estabilidad emocional iba cada vez peor. 

El 7 de septiembre fue hallado muerto en su residencia de San Fernando Valley California, por una aparente sobredosis. 

¿La ironía? En aquel documental aseguraba que “no hay nada artístico en las sobredosis. Nadie pasa a la historia por morir así, simplemente es eso: te mueres y punto”.

Si Mac Miller pasará o no a la historia, dependerá del tiempo, pero al menos murió haciendo lo que mejor sabía: componer.

“Grabaré todas las canciones que pueda, haré música sin parar, porque un día ya no estaré aquí” (Billboard, 2016). 

Con información de NME, Complex, Billboard, The Fader, Noisey y The Hollywood Reporter.