Terry Richardson es llamado el ‘Harvey Weinstein’ de la moda y vetado de las principales revistas

759
Getty Images

El fotógrafo con sede en Nueva York, cuyas fotografías son conocidas por ser sexualmente explícitas, ha estado plagado de acusaciones de abuso sexual contra modelos durante muchos años, hecho que siempre ha negado.

Recientemente, la situación volvió a tomar fuerza, ya que durante el fin de semana Times escribió un artículo en el que se cuestionaba por qué Richardson llamado el ‘Harvey Weinstein‘ de la moda, seguía siendo idolatrado por los amantes de la moda. 

Publicidad

Después de este artículo, según The Telegraph, Condé Nast mandó un correo interno el 23 de octubre anunciando que la compañía ya no trabajaría con él. Además, se informó que cualquier material del artista que no esté publicado aún, se eliminaría o se sustituiría por otro.

Esto representa el veto de revistas como Vogue, Vanity Fair, Wired and GQ.

Por su parte, Hearst Reino Unido ha dicho:

“Desde que Justine Picardie fue nombrada Editor-in-Chief de Harper’s Bazaar en 2012 la revista no ha trabajado con Terry Richardson. Durante los 13 años de Anne-Marie Curtis como Directora de Moda en ELLE y actualmente como Editor-in-Chief, la marca no ha trabajado con él. Esquire trabajó con él una vez en 2014 y otra en 2012, pero no hay planes de volver a trabajar con él. Ninguna de nuestras marcas ha trabajado con él, y ninguna tiene planes de hacerlo en el futuro”.

Richardson de 52 años ha trabajado a lo largo de su carrera con varias personalidades de la moda y de la música como Beyoncé y Lady Gaga. Uno de sus trabajos más controversiales fue la dirección del famoso video Wrecking Ball de Miley Cyrus, del cual hace poco dijo arrepentirse de haber hecho. 

ELLE UK

Uno de los escándalos más importantes del artista fue en 2012, cuando la modelo Kate Upton habló en contra de Terry por subir un video de un baile que realizó en un bikini, sin su permiso.

ELLE UK

Ante toda esta controversia, el fotógrafo escribió una carta que aborda los “rumores” que rodean su conducta que se publicó en The Huffington Post.

“Colaboré con mujeres adultas que estaban de acuerdo y que conocían la naturaleza del trabajo, y como es típico en cualquier proyecto, todos firmaron publicaciones”, escribió Richardson en el mensaje.

“Nunca he usado una oferta de trabajo o una amenaza para obligar a alguien a hacer algo que no quería hacer”.

Asimismo, continuó: “Doy a todos los que trabajo con el respeto suficiente para verlos como dueños de su libre albedrío y tomar sus decisiones en consecuencia (…).

La industria de la moda se ha visto afectada no nada más por este artista visual, sino también por lo que sucedió con el verdadero Harvey Weinstein, ya que éste no nada más obligaba a las estrellas de Hollywood a usar la marca Marchesa de su esposa Georgina Chapman, sino que también según Los Angeles Times utilizó sus vínculos con el mundo de la moda como una forma de ganar acceso a las modelos.

Weinstein se ha disculpado por parte de su comportamiento, pero no aceptado del todo su culpabilidad. Por el otro lado, el portavoz de Richardson se negó a comentar a The Daily Telegraph.