La importancia de estar a gusto contigo misma

11969
Shutterstock
- Publicidad -

Estar a gusto con nosotras mismas pasa por varias etapas que vamos viviendo desde que somos pequeñas. Probar, arriesgarnos o elegir desde una carrera hasta unos zapatos (en serio) revela eso único que llamamos personalidad y es de suma importancia asumirlo.

En esas elecciones vamos formando nuestro carácter y dejando de lado lo que no nos gusta o funciona. ¿Ejemplos? En el segundo semestre de la universidad te das cuenta de que la sociología no es lo tuyo sino la gastronomía; cuando te estás midiendo un vestido alcanzas a ver en el rack de afuera otro cuyo color te fascina; en la junta con tus jefes descubres en tu cabeza una mejor estrategia y se las cuentas; en la agencia de viajes ves que un road trip por Baja California es lo que necesitas, y no reventarte en la playa.

Publicidad

Y más que sinónimo de indecisión, lo que muestran situaciones así es el caleidoscopio que somos los humanos, que no nos estamos quietos, que buscamos mejorar siempre, ir hacia arriba. En ese viaje vamos definiéndonos, y lo mejor de todo es que esa depuración nos lleva al estado ideal: estar a gusto con nosotras mismas.

¿Crees que lograr esta etapa es complicado? Sí, no te vamos a mentir, pero durante la experiencia intermedia disfrutas de la vida con todas sus maravillas y dificultades. ¿Crees que es imposible? No. Hay formas de lograrlo, desde las emocionales, es decir tu amor por ti misma, el de tu pareja, amigos o familia, hasta las materiales, aquellas que te ayudan a alcanzar tus sueños.

Shutterstock

Lograrlo a nivel de las cosas materiales a veces puede parecernos muy difícil: decidirte por el viaje que realmente necesitas, comprarte el otro vestido del rack o unos sneakers además de unos pumps, puede meternos en dilemas a la hora de obtenerlos. Bueno, aquí hay una herramienta que entra al rescate: la seguridad y la tranquilidad de liquidarlos como tú decidas usando tu tarjeta. Por ejemplo, American Express cuenta con opciones como Meses sin Intereses en automático o Pagos Diferidos, dependiendo de la tarjeta que tengas, y así es más fácil (y cero estresante, la verdad) que esos objetos de deseo que serán parte de tu vida diaria lleguen a tus manos.

Hablar de esto puede sonar exagerado pero estas elecciones también son parte de nuestra personalidad. La diferencia está entre obtenerlas sin estresarnos por pagarlas o vivir en el ácido por ello, y esto influye directamente hasta en lo emocional y en nuestra búsqueda de estar bien con nosotras mismas. ¿No lo crees?

Conoce más en americanexpress.com/mx