Pasión y dulzura al estilo de Girl Ultra

Crear atmósferas se volvió su vida, en cada melodía ella hace resonar el universo y mueve el corazón de quien escucha.

2530
- Publicidad -

Incluso en el caos hay orden, pero en el planeta de Girl Ultra, alter ego de Nan de Miguel, este caos controlado incluye notas, letras, creatividad y la complejidad de una realidad que se nutre de hacer música. Su futuro no tiene un destino definido, pero no importa tanto, porque al escucharla inicia un viaje que promete desembocar en lugares oníricos.

El estilo que le ha dado identidad se aproxima al R&B, un género arriesgado en México pero que es el vehículo perfecto para explorar su curiosidad artística. Creció rodeada de colores, con un padre dedicado a la pintura que supo despertar su curiosidad, quizá esta experiencia estética es también el origen de su apariencia difícil de replicar, única.

Publicidad

Dice no recordar un momento particular que le haya acercado con su profesión, porque es algo que desde siempre ha amado. Tenía 17 años cuando vio nacer su primera banda, un grupo que a ritmo de disco le dio valor para encontrarse e iniciar su camino en solitario, esta vez, rebautizada con un nombre que bien podría ser el de una heroína salida de un cómic.

Quizá no salva al mundo, pero lo transforma con historias que han dado vida a piezas como Bye Bye, Duele, Buenas noches y Fuego, solo algunos títulos de la larga lista de sonidos que ha visto nacer desde su corazón.

No se le puede mirar sin reparar en los detalles, todo tiene esencia, un sello imperdible. En sus zapatos de color intenso con los que marca el camino; en el hombro cuelga un bolso BKWEEN firmado por Steve Madden, un microuniverso capaz de transportar todo lo que puede anhelar.

“Si tuviera que definir en una palabra mi bolso, diría que es feroz”, dice la cantante y DJ mientras deja ver lo que hay dentro. Una libreta para escribir ideas, un libro, protectores para los oídos y una USB con música. Después de todo, siempre hay que estar preparada para el escenario, y ella no pretende detenerse nunca.