- Publicidad -

 

Después de 83 shows, una de las semanas de la moda más anticipadas acaba de terminar. Vimos y nos obsesionamos con todos los beauty looks, pero sobretodo nos dimos cuenta de que el barely-there-makeup reinó las pasarelas.

¿Barely-there-QUÉ?

Publicidad

Es el maquillaje ultraminimalista que casi ni se nota. Que dan esa sensación de ‘me desperté, lavé la cara, puse un poco de crema y salí corriendo de mi casa’. Así es, llegar (un poco) tarde y desarreglada a cualquier lugar está aprobado por PFW. Uno de nuestros favoritos fue el de Stella McCartney, que únicamente utilizó productos de Tata Harper Skincare. Complementado con el tatuaje eco-friendly de SOS que llevó la top model Natalia Vodianova.

¿Por qué los amamos tanto?

Puede parecer ‘flojo’ o ‘aburrido’ un look de belleza que consiste en un pelo medio despeinado y casi nada de makeup, pero, funcionan maravillosamente con todas las tendencias que se vieron en las pasarelas. Como el look total de cuero, los colores desafiantes y audaces, y los animal prints.

PERO…

También hubieron maquillajes y peinados que nos dejaron sin habla. Rick Owens nos sorprendió a todos con un makeup andrógino inspirado en las modificaciones humanas. Courregès nos dio una opción divertida para tapar nuestras ojeras mientras que Dries Van Noten y Giambattista Valli nos enseñaron las formas más cool de llevar lo metálico.

Esta temporada hubo de todo para todos. Algunos más experimentales y dramáticos que otros. Pero este mes nos dejó cuestionando si en las pasarelas no solo se está ofreciendo la versión Ready-To-Wear de la ropa, sino también del maquillaje y los peinados. Llevando el significado de total look al extremo más literal.