- Publicidad -

El lipstick rojo siempre ha sido un clásico. Es capaz de elevar cualquier look pero nunca se siente demasiado formal. En pocas palabras: es perfecto. Pero últimamente nos hemos inclinado por los tonos rosas. Crean un efecto interesante y a veces inesperado, pero todavía mejor, siempre se ven bien. Después de ver la galería entenderás por qué.

Publicidad