DIY: la mascarilla anti puntos negros que sí funciona

1652

Sí, vivir con acné no es fácil. No hay nada menos bienvenido que un grano en la cara (o donde sea) y que no tengas con qué eliminarlo, porque ojo, exprimirlo no te va a traer nada bueno, corres el riesgo de que se infecte y que se salga de control, o peor, que quede una cicatriz.

Pero no temas, existen soluciones que son más delicadas con tu piel que conllevan ingredientes que fácilmente puedes encontrar en tu casa, y aunque tal vez nos sean tan rápidos como una crema con ácido salicílico, no quiere decir que sean menos efectivos. Como por ejemplo, la estrella de hoy, el bicarbonato de sodio.

Publicidad

Este polvito blanco es conocido por ser una excelente alternativa para las pieles congestionadas. Tiene propiedades antisépticas y anti-inflamatorias, reduciendo el tamaño de los brotes y previniéndolos. Además, funciona como un muy buen exfoliante anti puntos negros.

¿Cómo lo uso?
La mejor manera de integrarlo a tu rutina es con una mascarilla exfoliante. Toma en cuenta que si tu piel es sensible, es mejor que la evites o te limites a usarla solamente 2 veces al mes.

La mascarilla:
Esta es, literalmente la mascarilla casera más fácil de hacer. Lo único que necesitarás es bicarbonato de sodio y agua.

1. Mezcla una cucharada de bicarbonato de sodio con una cucharada de agua hasta formar una pasta.
2. Aplícala y déjala actuar por diez minutos.
3. Enjuaga con agua tibia, dando un masaje en movimientos circulares al retirarla. Esto suavizará los puntos negros y será más fácil extraerlos.