Puede que todas estemos cometiendo uno de estos errores al hidratar la piel

139
- Publicidad -

No es secreto que para tener una piel saludable y mantenerla joven, la hidratación es un must. No por nada somos aproximadamente 60% agua. Sin embargo, muchos pensamos que con usar un suero hidratante y una crema, ya la hicimos. Pues no.

En realidad, puedes tener una rutina de hidratación muy extensa y seguir cometiendo 4 errores ultra básicos, que si no corriges, solo le harás más daño a tu piel. Te decimos cuáles:

#1 Estás usando el hidratante incorrecto

Definir cuál es tu tipo de piel es súper importante. Por lo general es muy fácil saber, pero si no estás segura, mejor consulta a tu dermatólogo. Brindarle a la piel ingredientes que no necesita puede empeorar las cosas. ¿Cómo? Generando granos y puntos negros, irritaciones, etc. La piel seca no es lo mismo que la piel deshidratada. La primera necesita aceite, mientras que a la segunda le hace falta agua.

Publicidad

Si tu piel es seca (tus poros son pequeños, pero la piel está irritada), ingredientes como ceramidas, aceite de jojoba y/o manteca de karité, te pueden servir muy bien. Si está deshidratada (la sientes acartonada y ves finas líneas de expresión), el ácido hialurónico, serbitol y alatoína, son tus posibles aliados. La mejor recomendación va a venir de tu doctor.

#2 No la preparas para el hidratante
Primero lo primero. Tu piel siempre debe estar limpia antes de que lo apliques, pues su absorción de puede ver afectada por los aceites naturales y bacterias. Lava tu cara y da un masaje ligero con una cantidad pequeña de hidratante, hasta que se absorba.

#3 Lo estás aplicando sobre la cara seca

Tienes 60 segundos después de lavar tu cara antes de que el agua comience a evaporarse, así que asegurarte de hidratar antes de que esto ocurra. De hecho, aplicarlo sobre la piel húmeda hará que se absorba y selle más rápido. Recuerda que si usas un tónico o suero, el hidratante en crema va después de ellos, y sí, cuentan como pasos hidratantes, así que tampoco te sientas a las carreras.

#4 No estás usando protector solar después
Sobre todo durante el día. Muchas creen que hidratar y después usar FPS les hará la piel grasosa y causará brotes indeseados. Sin embargo,  es un paso imprescindible, pues no hay nada que causa más daño y envejecimiento que los rayos del sol.

Si no nos crees, haz la prueba con el My UV Patch de La Roche-Posay, un dispositivo tecnológico con efecto segunda piel, formado por capas de tintas foto-sensibles que cambian de color al interactuar con los rayos UV, indicando los niveles de exposición solar. Se conecta a una aplicación para tu smartphone y traduce la medición de la radiación a mensajes fáciles de entender, los cuales abren tus ojos a la manera en la que el sol está afectando tu piel. Edúcate y protégete.

Errores-hidratante-UVPatch