Todos hablan de probióticos pero antes de tomarlos, debes saber esto de ellos

182
- Publicidad -

Los probióticos pueden traerle muchas cosas buenas a tu vida, sobre todo a tu digestión. Básicamente son bacterias y levaduras vivas “buenas” que te ayudan a mantener tu sistema digestivo saludable y evitar problemas como la inflamación. Se encuentran naturalmente en tu cuerpo, pero también puedes obtenerlas de ciertos alimentos y suplementos alimenticios.

Sin embargo, no todas están hechas por igual, y es necesario estar informado antes de ir a la tienda a comprarlos. Te contamos sobre cuatro cosas que necesitas saber antes de comenzar a tomarlos.

Publicidad

#1 Sólo están de visita
Cuando ingieres probióticos, no se quedan para siempre en tu intestino con el resto de las bacterias que están ahí naturalmente. Es por eso que es imposible tomar demasiados, ya que te desharás de ellos al ir al baño. Así que si quieres conseguir algún beneficio de ellos, necesitas tomarlos a diario.

#2 Trabajan con tu sistema inmunológico
Una parte del trabajo que hace tu sistema inmunológico, se concentra en el tracto gastrointestinal. Así previene viruses y otros micro-organismos que pueden causar enfermedades en tu cuerpo. Los probióticos son bacterias buenas que ayudan a sacarlos y eliminarlos al evacuar.

#3 Asegúrate de ingerir los correctos
Así como debes usar productos específicos para tu tipo de piel, también tienes que tomar los probióticos adecuados para tu problema de salud. Revisa que tengan por los menos 1 billón CFUs (colony-forming units, por sus siglas en inglés) por porción. No todas las etiquetas lo especifican, así que investiga un poco antes de comprarlos.

#4 También caducan y son sensibles a ciertas sustancias
Si hace demasiado calor o pasan mucho tiempo dentro de tu botiquín, pueden perder su potencia. De preferencia no los dejes en áreas demasiado cálidas y compra aquellos con la fecha de caducidad más hacia el futuro. También, el ácido de tu estómago es su peor enemigo. Escoge suplementos encapsulados para que lleguen seguros hasta tu intestino.