Los ingredientes que siempre debes evitar en tus productos de belleza

3254
- Publicidad -

La industria de la belleza cuenta con muchos beneficios; entre ellos el de la innovación y creación de nuevos productos con ingredientes fantásticos con la capacidad de mejorar nuestra vida, mantener nuestra piel saludable e incluso hacernos sentir mejor en nuestro propio cuerpo. Sin embargo, ésta también posee un lado oscuro en el que pocas veces pensamos.

A pesar de que existe una gran cantidad de ingredientes seguros y repletos de beneficios para nuestra piel, uñas y pelo, también es posible encontrarnos -incluso hoy en día- con una gran cantidad de sustancias a las que no les damos mucha importancia pero que pueden resultar muy dañinas para la salud.

Publicidad

Por eso, y porque la información es poder, te explicamos qué son y por qué debes evitar algunos de los compuestos químicos más famosos de la industria, cómo encontrarlos en las etiquetas de tus productos favoritos y cuáles son los daños potenciales a los que te enfrentas día a día. ¿Estás lista?

 

BHA y BHA

Este preservativo usado principalmente en hidratantes es un disruptor endocrino y según la FDA “se anticipa que es un carcinógeno” en altas concentraciones. El hidroxianisol butilado también puede ser culpable de despigmentación de la piel y en estudios con animales ha producido daño al hígado, así como cáncer de estómago del tipo papiloma y carcinoma, e interferencia con los niveles de hormona tiroidea.

Búscalo en tu blush, delineador, rímel, base de maquillaje y acondicionador.

 

COAL TAR

Este ingrediente subproducto del procesamiento del carbón que se encuentra prohibido en la Unión Europea pero no en América, se incluye predominantemente como colorante en tintes y shampoo para el pelo y es conocido por ser cancerígeno. En la lista de ingredientes es también posible que lo encuentres como un color más un número como ‘FD&C Red No. 6’.

 

FRAGANCIA

Ésta probablemente es una de las más peligrosas. No solamente porque suena totalmente inofensiva, sino porque una gran cantidad de productos de belleza y cuidado personal la listan entre sus ingredientes.
El problema con la fragancia es que, gracias a una cierta protección a las “fórmulas secretas de las compañías” éstas no tienen el deber legal de explicar qué químicos componen dichas fragancias, por lo que podrían incluir, desde compuestos cien por ciento seguros, hasta alguno de los ingredientes que antes hemos mencionado.

 

FORMALDEHÍDO

Este preservativo, también prohibido en la Unión Europea, se sigue utilizando en América sobretodo en productos para el baño y pelo, como alaciadores, y hasta en famoso blowout brasileño. Es conocido por la International Agency on Research on Cancer por ser un carcinógeno humano y por causar daños respiratorios, irritación extrema de la piel, asma, neurotoxicidad y toxicidad para el desarrollo.

Mantente alejada también del DD hydatoin, diazolidinyl urea, methanamin, y quarterium-15, ya que estos ingredientes liberan formaldehído, lo que los hace tan perjudiciales como la sustancia misma.

 

PARABENS O PARABENOS

Este ingrediente, utilizado en gran variedad de productos cosméticos como preservativo es otro gran disruptor endocrino. Estos han sido vinculados -en una gran cantidad de estudios- al cáncer de mama; e incluso han sido encontrados en tejido canceroso de este tipo.

Este ingrediente también ha probado causar alteración hormonal, daño al ADN y aumento del envejecimiento de la piel; y se encuentra prácticamente en cualquier producto. Así que, para hacerlo sencillo, simplemente busca en tus etiquetas por butylparaben, ethylparaben, isobutylparaben, methylparaben, propylparaben, o prácticamente cualquier cosa que termine en “paraben” o variaciones de hidroxibenzoato, hidroxibenzoato o éster.

 

PHTHALATES o FTALATOS

Este grupo de químicos es prohibido en Europa y Japón, y acusado de ser disruptor endocrino, lo que significa que trae consigo una gran variedad de problemas hormonales y puede causar problemas de desarrollo, infertilidad, e incluso se ha encontrado un vínculo con la diabetes y algunos tipos de cáncer.

Búscalo en perfumes, desodorante, crema, spray y barniz para uñas; y trata de evitar por sobre todas las cosas, el DBP, DEHP, DMP, DEP, dibutyl/diethyl ester, y 2-benzenedicarboxylate.

 

SODIUM LAURETH SULFATE o LAURIL SULFATO DE SODIO

Este compuesto también conocido como SLS o SLES, se encuentra en prácticamente el 90% de los productos de cuidado personal y limpieza; sobretodo en aquellos que hacen espuma como shampoos, limpiadores y productos para el baño. El problema con esta sustancia es que se puede encontrar contaminada con ‘1,4-dioxane’, mismo que puede causar cáncer, irritación en la piel, pulmones y ojos; así como daño al riñón y al sistema respiratorio.
Simplemente busca en tus etiquetas cualquier término que termine en “sulfato” y asegúrate de eliminarlos de tu arsenal de belleza.

 

TALC o TALCO

También conocido como silicato de magnesio, esta distancia contiene partículas con asbestos que han sido vinculados al cáncer de ovarios y problemas respiratorios; por lo que, a pesar de que supuestamente todo el talco encontrado en la industria cosmética es libre de asbestos, lo mejor es seguir considerando este compuesto como tóxico o dañino.

 

Finalmente, y porque es prácticamente imposible enlistar las propiedades y riesgos de absolutamente todos los químicos existentes, te recomendamos que siempre, antes de adquirir cualquier tipo de productos de belleza o cuidado personal, investigues no solamente reseñas sobre si funciona o no, sino bases de datos para saber qué tan limpio y seguro es en realidad dicho artículo. Una de nuestras favoritas es la del Environmental Working Group, que puedes visitar aquí y te permite buscar productos tanto por categoría, como por ingredientes y marca.