¿La Silisponge realmente vale la pena?

131
- Publicidad -

Otro invento asiático nos ha flechado. La Silisponge ha causado tal furor que han tenido que hacer restock y es que las promesas de un acabado más uniforme que el que conseguimos con las esponjas normales, utilizando menos producto y con mayor higiene, han hecho que todos la quieran probar. Pero, ¿realmente vale la pena?

Aunque de esponja no tiene nada, este aplicador transparente, con forma de pastilla de jabón aplastada, promete mucho. Su interior está hecho de silicona, lo que permite mucha flexibilidad, y su exterior de TPU, un tipo de plástico resistente a la grasa y aceites.

Publicidad

En comparación con el material de pelo o esponja al que estamos acostumbrados a usar, a éstas las caracteriza dos cosas importantes:

1. No absorbe el maquillaje: la esponja está fabricada con una capa no porosa de poliuretano y silicona en su interior, que impide el paso del producto y de esta forma no se desperdicia nada.

2. Se limpian al instante: es muy fácil limpiarla. Sólo basta con meterla debajo del chorro de agua, frotar con jabón y dejarla secar un par de minutos. Esto hace que no exista el riesgo de que queden restos de maquillaje en la esponja o se acumule humedad, que da lugar a los microorganismos que pueden dañar el cutis.

Como makeup artist, puedo mencionar que tiene ciertas desventajas. Sólo se pueden usar productos líquidos, por lo que otro tipo de bases quedan excluidas, y se necesita usar otra herramienta para finalizar el maquillaje.

Sin duda se quedarán por un largo tiempo ya que se están convirtiendo en el elemento clave para muchas influencers, pero habrá que probarlas más para saber si realmente reemplazaran las esponjas convencionales que vinieron a revolucionar el mercado.

 

Por: Hugo Álvares / @hugo_make