Los shampoos en seco podrían ser la solución para tus bad hair days

176
- Publicidad -

Si le preguntáramos a la mayoría de la gente en México sobre el shampoo en seco, probablemente recibiríamos un gesto de desagrado como respuesta. La idea de no lavarte el pelo a diario y usar un spray que contiene un polvo blanco que absorbe sebo, puede ser un poco desagradable. Pero cuando lo prueban, es otra historia.

Primero que nada, no deberíamos de estar lavándonos el pelo a diario, ya que elimina los aceites naturales que lo mantiene saludable y sedoso. Es ahí cuando el shampoo en seco entra a salvarnos los días y logra que se vea limpio durante más tiempo. Sin embargo, no sólo funciona para esas situaciones. Puedes hacer muchas más cosas con él. Estas son algunas:

Publicidad

#1 Hace que tus peinados duren más

Un poco de shampoo en seco entre idas al salón o largas mañanas con la plancha, hará que el pelo arreglado aguante más. Esto te ahorrará tiempo, dinero y lo salvará del calor al que podría estar constantemente expuesto (sabemos lo dañino que puede ser).

#2 Úsalo para estilizar tu pelo

También funciona como un producto para peinar, ya que da volumen y textura. Es perfecto para hacer ondas playeras o el look relajado model-off-duty. Incluso hace que los recogidos duren más.

#3 Dale vida al final del día

Si vas a salir después del trabajo, el shampoo en seco te ayudará a regresarle el volumen, brillo y aroma a limpio que ha perdido durante el día. Tus amigas o crush pensarán que te diste un baño y te arreglaste sólo para verlos.

#4 Refresca tu cuero cabelludo después de hacer ejercicio

Al terminar tu rutina, rocía un poco sobre tus raíces para quitarle esa sensación incómoda de cabello mojado y hacer menos tiempo en el baño. De igual forma, aplícalo en tus cejas, con la ayuda de un cepillo, para hacer que se vean limpias y más definidas.

#5 Es ideal para emergencias

El shampoo en seco es el único producto que da volumen y quita malos olores sin importar que tan grasoso o sucio se vea tu cabello. Hay veces que unos minutos más de sueño, o esa cita de último minuto que tanto esperabas, lo ameritan.