Consiente tus pies con este procedimiento infalible

192
- Publicidad -

Normalmente nos preocupamos muchísimo por cuidar nuestras manos, hacemos todo por mantenerlas hidratadas y el día que no tenemos las uñas pintadas sentimos que nos morimos; y qué bueno, pues tener unas manos cuidadas y lindas habla mucho de tu personalidad, pero ¿y tus pies?, ¿les das el mismo cuidado? probablemente la respuesta sea ¡no!

La verdad es que muchas veces nos olvidamos de cuidarlos y pareciera que no nos importara que son ellos quienes nos mantienen pie todos los días (valga la redundancia), así que ha llegado el momento de consentirlos y darles el relajamiento que se merecen, ¿no crees?

Publicidad

Y no, no necesitas hacer grandes cosas, ni ir a un spa ni nada que se le parezca; desde tu casa puedes hacer este procedimiento infalible, el cual, ten por seguro que tus pies te lo agradecerán.

#1 En una tina pequeña calienta un poco de agua y añade unas cuantas piedras de río (sólo si las tienes a la mano, ya que no son imprescindibles); también puedes introducir sales de baño o algún aceite esencial: de lavanda si quieres suavizarlos o de yerbabuena si tu propósito es que se relajen. Deja reposar los pies por 10/15 minutos.

#2 El segundo paso es la exfoliación, si quieres puedes optar por una piedra pómez o por un exfoliante casero (aceite de coco con avena, café o azúcar). Retira el producto con una toalla húmeda que esté caliente.

#3 Ya que tengas los pies limpios huméctalos con tu crema favorita.

#4 Si deseas, como último paso puedes pintar las uñas, pues así habrás logrado unos pies perfectos, listos para lucirlos en cualquier momento.