Sol, agua y arena: un salón de belleza natural

147
- Publicidad -

Dicen que la vida en el mar es más sabrosa y también muy saludable. Si quieres evitar gastar tanto en ir al spa aprovecha en estas vacaciones de un exfoliante natural como lo es el mar y la arena.

El agua marina, con su alto contenido en minerales, como el yodo, la convierte en un potente regenerador de la piel. Las impurezas que hay en la piel y las posibles infecciones cutáneas desaparecerán. Notarás un antes y un después en tus cutículas y en los molestos padrastros.

Publicidad

La arena es también un gran aliado, es un polvo fino, libre de impurezas y con un gran aporte mineral. Su textura granulada hace de ella uno de los mejores exfoliantes que existe. Ayuda a eliminar células muertas de la piel y de las uñas que se depositan con el paso del tiempo.

Así que ya sabes, la próxima vez que vayas a la playa no olvides:

  1. Utiliza la arena para masajear tu cuerpo con suaves movimientos circulares.
  2. Una vez que la arena recorra tu cuerpo, métete en el agua, enjuágate y benefíciate de todas sus propiedades.
  3. Si quieres que sea más profesional, mezcla un poco de arena con aceite de oliva o de ricino para ayudar a mantenerlas humectadas. Aplica la mezcla una vez por semana.
  4. Puedes completar tu tratamiento de belleza aplicando Apricot Cuticule Oil de Essie. Es un aceite con extracto de albaricoque que ayuda a regenerar las uñas, hidrata y ablanda las cutículas.

Por: Hugo Álvarez, experto en belleza y cejas.