Arquiste: fragancias que te transportan a un lugar en el tiempo

146
- Publicidad -

Bien dijo alguna vez Gabrielle Chanel que: “El perfume anuncia la llegada de una mujer y alarga su marcha”. Y es que ser recordadas por nuestro aroma es uno de los principales objetivos de una mujer, por eso experimentamos con todo tipo de aromas durante nuestra vida.

Pero después de conocer Arquiste, seguramente tu búsqueda terminará ya que estas fragancias —que pueden ser usadas en hombres y mujeres por igual—, te conquistarán. El mexicano Carlos Huber, la mente creativa detrás de Arquiste y poseedor de un delicado sentido del olfato, afirma que un aroma es como una cápsula del tiempo, ya que puede invocar nuestros más íntimos recuerdos y sueños, y abrir puertas a mundos distantes.

Publicidad

Arquitecto y restaurador de profesión, Huber decidió combinar sus más grandes pasiones: la historia y los aromas para crear una lujosa colección de fragancias inspiradas en un momento y lugar en el tiempo. Después de distribuir sus fascinantes productos por el mundo entero, Arquiste por fin llegó a México en El Palacio de Hierro Polanco, y tuvimos la oportunidad de platicas con su creador.

 

Después de conquistar mercados como el parisino, estadounidense, y hasta australiano ¿Qué sientes al poder traer Arquiste a México?

“Estoy muy contento de por fin llegar a México, es como regresar a casa, regresar a un Palacio de Hierro que hoy por hoy es inigualable en el mundo, y que nunca antes había habido algo semejante en México”.

 

Cuándo ya has escogido la temática que vas a representar con una nueva fragancia, ¿cómo es el proceso para encontrar los aromas que requieres?

“Es una investigación muy a fondo, muchas veces se necesita la experiencia física en el lugar para saber a qué huele cuando estás ahí; pero por ejemplo si estamos hablando de un pabellón de madera en su estado original de construcción en el siglo XVII, no es lo mismo que lo visite hoy 4 siglos después; por lo que también es importante revisar referencias históricas y documentos que hablen un poco más sobre el momento del que estás hablando” Sin olvidar un poco de imaginación que lo lleven a recrear una escena en la que puede definir qué tipo de árboles rodean al lugar, si hay viento, brisa marina, si ha llovido o no. “Aquí el perfumista en el laboratorio también está muy involucrado ya que él es el que me ayuda a representar aromas que tal vez no sean tan fáciles de definir”.

 

¿Cuál es la relación que existe entre tu basto background arquitectónico y tu labor como perfumista?

“Primero que nada las dos son representaciones culturales de un momento, lo más importante de los dos es la experiencia y tienen mucho que ver con los sentidos, también lograr un producto como ambos es project management: planear, definir, reunir los componentes, y a partir de estas piezas, crear algo nuevo”.

Cortesía
Cortesía

¿Recuerdas tu primer acercamiento a los perfumes? ¿Qué fue lo que te llevó al gusto por ellos?

“Siempre he sido muy sensible a los aromas, por eso siempre me han gustado tanto los perfumes y las colonias. Por ejemplo, recuerdo mucho el agua de colonia de Sanborns porque es el que usaba cuando era niño; también recuerdo que una vez mis papas me trajeron de un viaje un mini set de colonias de Ralph Lauren y ese fue un momento clave para mi. Conocía a Rodrigo Flores-Roux, perfumista mexicano creador del Neroli Portofino, Champaca Absolute, y de muchos otros perfumes que a mi siempre me gustaron, nos hicimos amigos y fue una oportunidad increíble poder aprender con él y que fuera mi mentor”.

 

¿Cuáles han sido las fragancias más icónicos en tu vida?

“El primero fue tal vez Nautica, después Polo Sport, Gucci Envy, Dolce & Gabbana; después comencé a interesarme por perfumes más de nicho como Serge Lutens, Tom Ford, Champaca Absolute”.

De tus fragancias, ¿tienes alguna favorita?

“Claro tengo como un ‘armario’ de aromas, que son los que uso diario y que me gusta cómo huelen en mi. mi favorito por excelencia es uno que se llama ‘The Architects Club’, surge de un momento en un bar en Londres con paredes de madera bancas de terciopelo, un gin martini, pipa de vainilla, tabaco rubio, y me encanta porque es muy cautivador”

 

Encuentra la colección de fragancias Arquiste y las velas aromáticas en El Palacio de Hierro Polanco: Av. Moliere 222, Miguel Hidalgo, Polanco, 11570 Ciudad de México.