5 exfoliantes para todo el cuerpo…¡hechos por ti!

195
- Publicidad -

Entre la contaminación y los distintos factores ambientales, nuestra piel va quedando, de cierta forma, llena de impurezas, y es por esto que exfoliarla por lo menos una vez al mes es súper importante, pues así podrás mantenerla más sana, suave y podrás eliminar por completo todas las células muertas; y no necesariamente tienes que ir a comprar un exfoliante en especial, pues con algunos ingredientes que seguramente tienes en tu cocina será más que suficiente… ¿quieres saber lo que necesitas? ¡toma nota!

#1 Coco y café

Publicidad

Para este exfoliante necesitas un poco de café molido (puede ser el sobrante que queda en tu cafetera en las mañanas) y unas 2 cucharadas de aceite de coco; lo único que debes hacer es mezclarlo muy bien hasta que se haga una pasta homogénea; puede ser perfecto para exfoliar codos y rodillas.

#2 Azúcar y vaselina

¿Tienes pellejitos en los labios? esta pasta es ideal para quitar la resequedad y lograr una boca perfecta, lista para poner cualquier tipo de lipstick; incluso puedes traer un sobrecito de azúcar, un q-tip y un poco de vaselina en tu bolsa, así estarás preparada para cualquier situación.

#3 Sal de grano, aceite de almendras y unas gotas de limón

Esta pasta es muy buena para exfoliar, pero al mismo tiempo para nutrir la piel gracias a las propiedades del limón; solamente recuerda que debes ponerlo en la noche, pues de lo contrario, podrías manchar tu piel.

#4 Azúcar, aceite de coco, lavanda

¿Tienes pelitos enterrados en las piernas? entonces este es el exfoliante ideal para ti; y aparte de dejar súper suave la piel, los residuos de lavanda harán que huelas delicioso durante todo el día.

#5 Plátano y avena

Aplasta 1/2 plátano hasta que quede hecho puré, posteriormente agrega la avena y aplica en el rostro de forma circular; después de enjuagar verás que tu piel estará súper suave y muy bien hidratada.

Antes de comenzar a aplicarlos, es importante que recuerdes que estos exfoliantes debes ponerlos durante o antes de meterte a bañar, para que puedas enjuagar bien y no quede ningún residuo no deseado.