¿Qué hacer cuando tu corte de pelo no es lo que esperabas?

68
- Publicidad -

Así es la vida, cuándo por fin decides cambiar radicalmente tu look, descubres que ese corte no te favorece tanto como creías; o hay veces en las que tomas la decisión de cambiar de estilista, y resulta que no era tan bueno como te lo habían recomendado.

Sabemos lo frustrante que pueden llegar esas semanas (o meses) de transición, mientras tu pelo crece o te acostumbras a él. Por eso te damos algunos tips para superarla sin sentirte la dueña de la melena más fea de la ciudad.

Publicidad

 

Esfuérzate en hacer que luzca lindo

Aunque eso signifique que debas peinarlo con herramientas de calor diariamente y tal vez sobreproducirlo un poco. Sí, sabemos que te hemos dicho en repetidas ocasiones el daño que puede hacer esto a tu melena, pero será solo temporal y con una muy buena causa: elevar tu autoestima.

 

Corte correctivo

Se recomienda sólo para casos extremos, en los que realmente ver tu pelo te deprima. Lo recomendable es que acudas con un estilista diferente al que le tengas confianza; y que tengas en mente una idea de lo que te gustaría lograr. Deberás hablar su idioma, utilizando palabras como volumen, textura y largo, así dejarás clarísimo lo que quieres obtener.

 

Apoyo gráfico

Si vas a hacerte un corte para corregir el desastre deberás ser realista, busca inspiración en personas que tengan el pelo con textura similar a la tuya, y por supuesto con un largo menor. Llévale a tu estilista todas las fotos que puedas desde diferentes ángulos (¡Google lo tiene todo!) para que pueda recrear el estilo.

 

Peínate

Tal vez un simple chongo o colita de caballo se conviertan en tu salvación cuándo no te gusta tu corte, agrega accesorios como broches, listones o peinetas para distraer la atención.

 

Sé paciente

Sí, sabemos que suena como la peor idea, pero si no quieres hacerte un corte correctivo, lamentablemente no hay mucho más que hacer. Aprende a querer tu pelo, y que esta experiencia te sirva como moraleja para frenar a tu estilista a tiempo la próxima vez que veas que no entendió bien tu idea.