4 mascarillas que probamos ¡y aprobamos!

246
- Publicidad -

Hacerse un tratamiento facial en un lugar especializado no siempre es tan sencillo, principalmente por falta de tiempo; pero la verdad es que consentir a nuestra piel es algo que debemos hacer por lo menos una o dos veces al mes. Y muchas veces, los ingredientes naturales y los remedios caseros, suelen ser la mejor combinación para lograr una rutina de belleza perfecta.

Hoy en día existen miles de recetas para hacer una mascarilla, pero aquí te contamos 4 que probamos y que aprobamos cien por ciento. Recuerda que antes de aplicar alguna es importante que tengas la cara limpia, incluso puedes poner un poco de vapor para que los poros se abran y los resultados sean mucho más notorios.

Publicidad

 

#1 Jitomate y miel

Esta mascarilla es perfecta si tienes la piel grasa, pues ayuda a matificarla y a quitar el brillo o el exceso de sebo.

Lo único que tienes que hacer es licuar la mitad de un jitomate mediano, a esta mezcla debes ponerle una o dos cucharadas de miel para que se haga algo parecido a una pasta. Para aplicarla puedes hacerlo con algún tipo de brocha o incluso con los dedos; déjala reposar máximo 15 minutos y quítala con agua tibia, seca bien y si es necesario pon un poco de crema humectante.

 

#2 Avena

¿Sientes deshidratada tu piel? entonces esta mascarilla es ideal para ti.

En un bowl debes poner tres cucharadas de avena, una de miel de abeja y unas cuantas gotas de limón o de naranja. Tomas la mezcla con los dedos y comienzas a hacer ciertos masajes en forma circular por toda tu cara; esto te ayudará a exfoliar la piel y a mantenerla hidratada y radiante.

 

#3 Almendras y limón

La mascarilla perfecta para una completa exfoliación; recuerda que las almendras deben estar sin tostar; empieza por triturarlas, y una vez que estén hechas polvo, añade unas gotas de limón y una cucharada de miel. Aplica en círculos por toda la piel y pon mayor cuidado en zonas como la frente, nariz y barbilla; deja reposar 10 minutos y enjuaga bien.

 

#4 Manzana, pepino y yogurt

En una licuadora pon una cuarta parte de una manzana sin semillas y con cáscara, medio pepino y tres cucharadas de yogurt; una vez que esté  bien licuado, tendrás una pasta lista para poner en todo el cutis. Si sientes que está demasiado líquida, puedes meterla unos 10 minutos al refrigerador. Recuerda que debes enjuagar muy bien con agua templada.