Este es el mayor ‘skin issue’ de las latinas

83
- Publicidad -

Todas podemos sufrir de padecimientos en la piel de nuestro rostro como acné, quemaduras por el sol, rosácea, entre muchas otras. Pero las pieles morenas están más expuestas a sufrir hiperpigmentación, que es el oscurecimiento en diversas áreas, causado por factores como las quemaduras solares o el acné.

 

Publicidad

¿Cuándo aparece?

La principal causa de esta enfermedad, que aunque no es peligrosa si puede convertirse en un problema estético, es la producción es exceso de melanina. Cuándo te expones demasiado al sol, tal vez consigas un bronceado de envidia, pero tu piel no está nada contenta con ese bronceado por lo que se produce mayor pigmento en respuesta a ese daño que acaba de recibir, como una forma de protegerse de los rayos UV. Lo mismo pasa cuando aparece un granito, seguramente te habrás dado cuenta que a veces deja pequeñas manchitas oscuras que se tardan en desaparecer.

 

¿Dónde aparece?

Las partes que están más expuestas al sol, son las que corren mayor peligro de padecer hiperpigmentación (cara, cuello, manos, brazos). Las coloraciones en la parte superior de la boca, las mejillas y la frente son las más comunes y lamentablemente las más visibles.

 

¿Se puede eliminar?

Si has vivido una vida entera exponiéndote al sol sin usar suficiente bloqueador solar, o con constantes cambios hormonales y acné en cualquiera de sus niveles, seguramente ya tendrás una que otra zona más oscurecida del resto de tu piel. El uso de cremas tópicas e inhibidores de melanina pueden ayudar a unificar ligeramente el tono de tu piel, también hay tratamientos más eficaces (pero algo invasivos) como la láserterapia y las exfoliaciones químicas, tratamientos que deben hacerse por un profesional.

 

¿Cómo prevenir?

La forma más fácil, rápida y económica de prevenirlo es usando diariamente bloqueador solar, no solo cuándo sales de vacaciones sino todos los días. Nadie es inmune a los rayos UV, sin importar qué tan oscura sea tu piel. Otra cosa importante es que acudas con tu dermatólogo y sigas al pie de la letra sus consejos, desde qué tipo de cremas, desmaquillante, y maquillaje usar, hasta el tiempo que recomienda exponerte al sol.