Los do’s y don’ts del bisturí

63
- Publicidad -

Si últimamente te has sentido tentada a hacerte un cambio definitivo con ayuda de la cirugía estética, ya sea para sentirte mejor contigo misma o porque te gustó el resultado que obtuvo una amiga que ya lo hizo, ¡Detente! Hay muchas cosas que debes considerar antes de hacer tu cita con el cirujano. Por eso te compartimos la siguiente lista de do’s y don’ts que no puedes perderte.

 

Publicidad

Do’s

1. Investiga a tu doctor. ¿Ha hecho más procedimientos como el que tú quieres? ¿Los pacientes están contentos con los resultados? ¿Está certificado como cirujano plástico? Por eso es una buena idea acudir con alguien recomendado.

2. Ten una meta clara y realista. No creas que con solo operarte la nariz cambiará por completo la estructura de tu cara. Tampoco es bueno que dejes todo en manos del cirujano sin opinar, platica cuáles son tus principales molestias y cómo te gustaría que luciera la parte de tu cuerpo que te operarás.

3. Ponte un límite. Aunque pienses que a ti no te va a pasar, es muy común volverse adicta al bisturí. Desde el día uno debes definir qué es lo que quieres arreglar, y cuándo lo hayas hecho, deja de busca defectos en ti, porque podría ser que tu misma los estés creando en tu mente.

4. Acepta que será un trayecto largo. Todas las cirugías tienen un tiempo de recuperación que puede durar varios meses; en ese tiempo podrías verte diferente y hasta un poco deforme hasta que el implante, la grasa, o cualquier tipo de injerto que te apliquen se acomode como debe ser.

5. Recuerda que todo cambia. En el caso de los implantes, llegará el día en el que tengas que cambiarlos por unos más nuevos, o que tu piel comience a sufrir los efectos de la edad y la gravedad haciendo que ya no luzcan como al principio. Todo tiene un final y las cirugías e implantes no son la excepción

 

Don’ts

1. No lo apresures. Aclara todas tus dudas antes del procedimiento, investiga, visita a cuántos doctores sea necesario, pregunta qué es exactamente lo que te harán, y cuáles son los riesgos.

2. No lo hagas por alguien más. Por que tu esposo te lo pidió o por conseguir un empleo no son las razones correctas para hacerse una cirugía, tú eres la única que puede decidirlo

3. No lo hagas por moda. Aunque Hollywood sea la meca del botox y el colágeno, no significa que tú debas hacerlo para estar en la misma sintonía que tus celebridades preferidas. Olvídate de la presión y piensa que lo que vas a hacer casi siempre tiene resultados definitivos

4. No pidas lucir como alguien más. Si quieres tener los labios de Angelina Jolie o la nariz de Sienna Miller, tenemos malas noticias para ti: ¡es imposible!. Por el simple hecho de que no tienes la misma cara que ellas, por más similar que la hagan tal vez no sea lo que tu cara necesita para verse bien. Un buen cirujano te ayudará a definir qué es lo que necesitas en realidad.

5. No olvides que tu etnia marca la pauta para el cambio. Cada raza tiene rasgos específicos que si son modificados extremadamente, no existirá una armonía. Para comprobarlo, no hay mejor ejemplo que Michael Jackson.