Errores que estás cometiendo a la hora de dormir

100
- Publicidad -

No lavar tu cara antes de dormir.

Sí, sabemos que desde que eras una adolescente tu mamá te lo repetía día con día, después creciste y te encontrabas con estas regla de belleza en revistas, blogs, televisión, radio… Y aunque a veces lo único que quieres es irte a dormir, hacerlo sin lavar antes tu cara puede traerte problemas tan simples como la aparición de granitos, hasta otros más complejos como las arrugas a temprana edad.

Publicidad

 

No cambiar la funda de tu almohada con regularidad.

Hemos escuchado esa temible historia de los caros que viven en tu cama, y con sólo imaginarlo un escalofrío recorre nuestro cuerpo de pies a cabeza. Entre las sábanas y sobre todo en la funda de tu almohada se acumula una gran cantidad de bacterias, grasa y suciedad, lo que puede causar la obstrucción de poros en la piel de tu cara.

 

Dormir pocas horas.

Al igual que lavarte la cara, dormir entre siete y nueve horas cada noche es un básico para una vida plena y saludable. Y algo que también debes tomar en cuenta es tener una rutina bien establecida en cuanto a horarios y a actividades; por ejemplo, tomar agua poco antes de irte a la cama hará que despiertes con hinchazón en la cara.

 

No tener una rutina nocturna de belleza.

Si te preguntas por qué existen productos de belleza para uso exclusivamente nocturno, es porque mientras duermes es el momento perfecto para hidratar y restaurar tu piel. Usar una mascarilla nocturna hidratante, hará que tu piel despierte fresca, suave y como nueva.

 

Dormir con el pelo suelto.

Si tu pelo es graso por naturaleza, o no lo lavaste ese día, la grasa acumulada en tu cabeza puede transferirse a tu almohada y por lo tanto a tu cara. Lo ideal es que te hagas una colita de caballo o una trenza para mantener tu melena bajo control.